Alfonso Rojo: “Ojo al parque, porque Pontón (BNG) es la versión galaica y suave del proetarra Otegi”

hace 4 horas
Podría arrancar sacudiendo al macarra Oscar Puente, ministro de Transportes de Sánchez, quien acaba de insultar a los extremeños afirmando que debemos acostumbrarnos a que ardan los trenes.
O volver sobre la estulticia del zote Patxi López, para quien la muerte atroz de dos guardias civiles no es culpa de la mezcla letal entre la impericia de su Gobierno y la vesania de los narcos, sino de la meteorología.
Incluso con la caradura de Carmen Calvo, quien hace poco sentenciaba que no hay nada más inconstitucional que la amnistía apañada entre Sánchez y Puigdemont y ahora le parece una maravilla, porque la ha colocado su jefe de bien pagada mandamás en el Consejo de Estado.
Hasta cabe la opción de reflexionar en voz alta, otra vez, a propósito de la indecencia del PSC, negándose a guardar un minuto de silencio por los dos guardias civiles asesinados en Barbate o la de Marlaska, mandando a los gerifaltes de la Benemérita prohibir a sus hombres sumarse a las muestras de dolor por los compañeros muertos.
Porquería hay mucha en la que revolver, pero la actualidad manda y a estas horas, en vísperas de las elecciones autonómicas del 18 de febrero de 2024, el asunto clave es Galicia.
Corremos un serio un peligro este domingo: el de que se abra un tercer frente en el proceso de desguazar España, que sufrimos por cortesía de Sánchez y del Partido Socialista Obrero Español.
Esto de ‘español’ es un sarcasmo, porque el PSOE, ha degenerado hasta convertirse en mera muleta del separatismo antiespañol.
Este domingo, el socialista Besteiro, su teórico candidato a la presidencia de la Xunta, acude a las urnas en labores de ‘palanganero’ de Ana Pontón, la cabeza de lista del BNG.
Olvídense de las formas, de los tonos y hasta de los cortes de pelo.
Pontón, que fuera de la política no ha pegado nunca un palo al agua y lleva más de 20 años de diputada, es la versión ‘amable’, ‘brumosa’ y ‘galaica’ del proetarra Otegi.
Y si por uno de esos infortunios que a veces suceden en la Historia, al terminar el recuento resulta que el PP no llega a la mayoría absoluta, ni siquiera sumando lo poco que saquen -si sacan algo- VOX o el orensano Jácome, el desastre está servido.
Galicia elige este domingo entre una administración razonable, que es lo que ofrece el popular Alfonso Rueda, y el despropósito de la coalición zarrapastrosa y sumergirse, de la mano de Pontón, en el intrusismo oficial, el machaque lingüístico, la monserga antiespañola, la expulsión de la Guardia Civil y la división de los gallegos en dos categorías: la de los atados al pesebre oficial y la del resto.
¡Ojo al parche, gallegos!

Recomendada