Alfonso Rojo: “Feijóo se merendó a Sánchez, a quien ya solo votan Tito Berni, Puigdemont y Txapote”

hace 7 meses
Se lo merendó.

Les confieso que no las tenía todas conmigo. Daba por sentado que Sánchez estaría suelto y dominaría el choque, pero, a la hora de la verdad, quien controló los tiempos, los tonos y los contenidos fue Feijóo.

Un señor de Orense, con retranca, sentido del humor y muchas lecturas, contra el macarra del gimnasio con olor a tigre de la esquina.

Me ha sorprendido muy positivamente el líder del PP, al que cada hora se le pone más cara de presidente del Gobierno.

El jefe del PSOE, que acudía a la contienda como gran favorito, convencido de que la cita en Antena 3 era una oportunidad de oro para remontar en las encuestas y envuelto en la aureola de ser un monstruo televisivo, estuvo patético.

No solo perdió el debate, sino también las formas.

Lució maleducado, nervioso, crispado y torpe.

Cuatro días preparando la contienda y todo lo que se le ocurre -además de leer fichas- es ponerse a interrumpir como un tertuliano de ‘Sálvame’, al que los moderadores -Vicente Vallés y Ana Pastor-

deberían haber puesto un bozal y sin embargo dejaron hacer.

Esperábamos un Feijóo conservador y un Sánchez a la ofensiva y ha sido justo al revés.

La flecha al talón de Aquiles del socialista, que es el pasteleo con los proetarras de Bildu, llegó pronto, certera y emponzoñada, cuando Feijóo le recordó que se cumple el 26 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco y él gobierna con el partido de sus asesinos.

A partir de ahí, mientras a Sánchez se le descomponía la cara y parecía devorado por los nervios, todo fueron palos: sus mentiras económicas, sus incumplimientos, sus enjuagues con el golpismo catalán, su responsabilidad en la Ley Sueltavioladores e incluso sus inconfesables secretos con Marruecos.

Y al final, va el muy cenutrio y saca a colación el ‘que te vote Txapote’ y los paseos en Falcon, dando oportunidad a Feijóo de sacudirte otra vez hasta en el velo del paladar.

No se si esto moverá muchos votos, pero pocas veces un cara a cara entre dos candidatos a la Presidencia del Gobierno ha tenido tan claro vencedor.

Ignoro también si el éxito de Feijóo, innegable, perjudicará electoralmente a VOX estimulando en el centroderecha la tendencia a eso que los cursis llaman ‘voto útil’, pero ya les aseguro que Sánchez ya no levanta cabeza.

Aunque le voten, que lo harán, muchos sectarios del PSOE, los progres de plantilla y, por supuesto, el Tito Berni, Puigdemont y Txapote.

Recomendada